• 2020-11-26
0 Comentarios

Retos inmediatos para el renovado consejo directivo

Asuntos financieros, para definir unas metas presupuestales sensatas el siguiente año; nuevos y más flexibles planes de financiación y refinanciación para los estudiantes; y el retorno progresivo a la presencialidad, son, entre otras, los asuntos más importantes que se deben resolver en el Externado.

Por: Hernando Parra.
Profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

Para los nuevos miembros de nuestro consejo directivo son muchas las tareas que le impone la situación actual de la universidad y del mundo en general. La situación financiera, el retorno gradual a la presencialidad y los ajustes de los planes de estudios para hacerlos compatibles con los nuevos instrumentos de docencia provistos por la tecnología, hacen parte de la extensa agenda de su trabajo.

La temática financiera resulta preponderante, no solo porque será necesario estructurar  unas metas presupuestales sensatas para el año 2021, de cara a la incertidumbre sobre el número que alcanzarán los matriculados el año entrante, sino ante todo porque se hace necesario mitigar el grave déficit que viene arrojando la operación de la universidad desde hace varios semestres, que se ha venido cubriendo con ingresos extraordinarios, producto de inversiones accionarias, cuyos rendimientos empezaran a escasear habida cuenta de los efectos de la pandemia en todos los sectores de la economía. Los análisis sobre esta materia deben extenderse también a nuevos y más flexibles planes de financiación para los estudiantes, y de paso también a los de refinanciación, especialmente para aquellos alumnos que registren deudas pendientes por períodos ya cursados, de manera que puedan reincorporarse de nuevo a la actividad académica.

Hernando Parra, profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

De otro lado, se impone considerar lo relativo al retorno progresivo a la presencialidad, todo lo cual exige un programa que se amolde al comportamiento del virus en nuestro medio, y para lo cual la universidad ya cuenta con un protocolo de bioseguridad que parece bien sustentado, sobre el cual podrá admitir aquellos estudiantes que decidan voluntariamente regresar a la sede durante el primer semestre de 2021. Sin embargo, resulta deseable que nuestros directivos tomen en cuenta la experiencia de universidades de otras latitudes, muchas de las cuales han invitado a los profesores a retornar a las aulas, para impartir desde allí la clase virtual mediante un sistema de pantalla universal que conecta a todos los estudiantes, presenciales y no presenciales, con posibilidad de intervenciones y debates en tiempo real. Otras instituciones han dispuesto un método combinado con asistencia alterna de grupo de alumnos, según el aforo permitido para cada aula, y finalmente no pocos centros académicos han optado por promover encuentros presenciales, sólo para adelantar prácticas y discusiones grupales con el profesor, pero en espacios abiertos y preferiblemente al aire libre, dentro de los mismos campus, de tal suerte que se empiece a recuperar así el arraigo físico del estudiante a su casa de estudios.

Finalmente, se hace necesario también reformular algunos planes de estudio en las diversas facultades, con miras a determinar aquellas asignaturas que pueden ser asumidas por los estudiantes mediante metodologías no presenciales, de manera que se privilegie aquellas donde la presencialidad resulte verdaderamente relevante. Este propósito puede conducir a una modificación de la infraestructura de la universidad, para disponer en el futuro de menos espacios físicos dedicados a impartir la cátedra magistral, y de más espacios de encuentro para conversación, discusión y trabajo académico, probablemente en grupos menos numerosos respecto de aquellos a los que tradicionalmente estábamos acostumbrados en el Externado.

La presencialidad regresará, pero la virtualidad no se irá, y por tanto nos corresponde a todos asumir el compromiso de adaptarnos, innovar y evolucionar. Es momento de recordar a Bronosky por su frase en la gran obra, El Ascenso del Hombre,  “Las grandes evoluciones de la humanidad se han dado a partir de las rupturas epistemológicas con el pasado”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *