• 2020-10-20
0 Comentarios

Los candidatos en la palestra

La primera semana de campaña electoral en la Universidad Externado de Colombia comienza a mostrar el perfil de las listas y de los candidatos al consejo directivo.

Por: Néstor Osuna.
Profesor ordinario de la Universidad Externado de Colombia.

Durante la semana que corre he participado en tres reuniones, todas por Zoom, con los muchos candidatos y las pocas candidatas de varias listas a la representación profesoral en el consejo directivo de la Universidad. La primera fue un debate general organizado por la comisión electoral, en el que a decir verdad no hubo debate, principalmente porque todas las personas que intervinieron estaban demasiado prevenidas y libreteadas, aunque también por la rigidez excesiva de las normas sobre sorteo de turnos y uso de la palabra, que terminaron asfixiando cualquier posibilidad de deliberación de mejor calidad.

Las otras dos han sido reuniones abiertas a la comunidad universitaria, convocadas por las listas “uno” y “tres”, respectivamente, y resultaron más espontáneas, dialógicas y útiles. No podrían llamarse “debates” en el sentido de que sólo comparecían los candidatos de la lista convocante, pero sí lo fueron en cuanto hubo intercambio amplio de criterios y posturas sobre la Universidad y discernimiento sobre estrategias para superar la encrucijada actual del Externado. A diferencia del debate general, en estas dos reuniones el ambiente fue de colegaje dentro de un espíritu crítico que personalmente aprecié como constructivo y hasta fraternal.

Néstor Osuna, profesor ordinario de la Universidad Externado de Colombia.

Algunos detalles del debate general resultan significativos. Por ejemplo, es evidente que en la lista de “sólo derecho”, habían convenido que fuera el veterano Prof. Augusto Hernández quien atendiera las principales intervenciones, a pesar de que a él lo ubicaron en el sexto y último renglón de la lista, es decir, sin ninguna posibilidad de salir elegido. El Prof. López Roca, que la encabeza, apenas nos permitió escucharle un par de palabras para algún asunto insular o para pedirle a Hernández que respondiera. Tanto en esa lista como en la encabezada por el decano Beltrán, se apreciaba una extrema cautela para presentar del modo más dulce posible los evidentes desatinos del actual gobierno de la Universidad, que ya ellos no logran ocultar. Todas las listas manifestaron que es imperioso un estatuto profesoral contemporáneo y todas cumplieron con el ritual de manifestarse a favor de la investigación. Prácticamente eso fue todo.

La reunión convocada por la lista tres, encabezada por el Prof. Duarte, fue una ocasión muy interesante para intercambiar criterios sobre la investigación en el Externado, más allá de las obviedades del anterior debate, con análisis de información relevante y en un ambiente constructivo. También se hizo evidente la preocupación frente a la deserción estudiantil, las inequidades de la política laboral de la Universidad y la tremenda fortaleza académica y humana que la Universidad tiene en su cuerpo docente. La reunión fue saboteada por hackers y tuvo que interrumpirse abruptamente. Se reanudó una media hora después mediante un nuevo enlace de zoom cuyos datos apenas nos alcanzaron a comunicar a algunos y, por tanto, ya obviamente con el quórum disminuido. Hice varias preguntas y recibí respuestas interesantes, aunque me parece que quedó pendiente algo más explícito sobre lo que tienen pensado del perfil del nuevo rector o rectora. Aprecié que entre los asistentes a la reunión hay un notable fervor y compromiso con la facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales. La presencia en la reunión de varios profesores de amplia trayectoria y relieve público le agregó seriedad al evento, a pesar del sabotaje que no me pareció nada casual.

Por último, la reunión convocada por la lista uno, encabezada por el Prof. Tremolada, me sorprendió porque allí sí que surgió el clamor de esa “enorme minoría” de profesores que se siente mal tratada por la administración universitaria con sus contratos temporales y precarios, con la tacañería con la que se atiende cualquier iniciativa docente, con el trato desigual entre facultades, en fin, con la necesidad de un cambio significativo en el régimen profesoral y con una modernización genuina del Externado. Se habló también de investigación y quedaron entre el tintero varias iniciativas al respecto. Personalmente tenía algunas preguntas para hacerle a los candidatos, pero ante el caudal de propuestas e inquietudes que surgían tanto en el diálogo de viva voz como en el “chat del zoom”, preferí tomar notas, pues supongo que habrá más oportunidades para compartir ideas. Creo que en todas esas reflexiones que, por supuesto surgían de modo un tanto desordenado, se asoma un futuro promisorio para la Universidad. Me quedó la impresión de que los candidatos respondieron con solidez argumentativa a las cuestiones que les plantearon. Podría decirse que en esta reunión había más tropas que generalato, y eso le dio a la misma un talante reivindicativo que hace mucho echaba de menos en mi querido Externado. Seguiremos opinando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *