• 2020-09-21
0 Comentarios

“La transparencia” en el Externado

La Universidad exige transparencia en su manejo.

Por: Saúl Sotomonte.
Profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.
El Gobierno de una institución como la Fundación Universidad Externado de Colombia se tiene que dar dentro de los parámetros de la transparencia, deber fundamental de cualquier persona que maneje recursos ajenos, lo que exige la entrega espontánea, oportuna y completa de toda la información contable a sus destinatarios. Obligación no cumplida a cabalidad en nuestra alma mater y casa de estudios por las siguientes razones: 1) Lo normal es que la información se ponga a disposición de los interesados durante un razonable tiempo previo a la reunión del órgano correspondiente, para que los destinatarios personalmente o acompañados de expertos puedan hacer la verificación necesaria, cuestión que en nuestro caso no ha sucedido, aunque en todos los escenarios se diga lo contrario. Cuando se va a ejercer el derecho se cae en la dilación y hasta en la agresión verbal, como sucedió conmigo en una de las reuniones del Consejo Directivo. 2) El tener toda la información sobre los asuntos de la Universidad es un derecho de los miembros del Consejo Directivo, así como la obtención de las copias de las actas de sus reuniones y su ejercicio no pude depender de una votación. Sin embargo, ante la exigencia de varios directivos y con mayorías completadas con el voto afirmativo de miembros del Consejo Directivo, que a su vez son Decanos y Directores de Departamento, aprobaron el bloqueo completo de la información al establecer que el Consejo Directivo “determinará los documentos a los que los miembros pueden acceder y consultar, incluyendo actas”. Y que “en la forma y con el alcance que determine el Consejo Directivo, sus miembros podrán consultar los documentos relativos a los estados financieros”. 3) Ante la situación así planteada dentro del propio Consejo Directivo y fuera de él, se presionó la realización de una Auditoría Externa Independiente y así se aprobó, pero su resultado fue fallido por lo siguiente:
Saúl Sotomonte, profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.
3.1) Según lo afirmó el funcionario de la firma Auditora en reunión con el Consejo Directivo, antes de dar comienzo a su trabajo, él había informado al Rector sobre la imposibilidad de llevar a cabo una verdadera Auditoría teniendo en cuenta el cuestionario propuesto, el sólo permitiría una simple revisión de cuentas, pero al Consejo Directivo no se le informó para haber hechos los respectivos ajustes. 3.2) Desarrollada la revisión de cuentas, se nos entregaron tres carpetas en donde se ratificaba que no era una verdadera Auditoría y que no se habían encontrado hallazgos por comentar, lo que llevó al Rector y a las mayorías del Consejo a precipitarse con un comunicado a la comunidad dando un absoluto parte de tranquilidad porque la Auditoría había sido todo un éxito, afirmación que ratificó el Rector en reciente reunión de Directores de Departamento. 3.3) Después de publicado el comunicado y a pedido de uno de los Representantes de los Estudiantes, se obtuvo la entrega de una cuarta carpeta de la Auditoria en donde aparecen delicadas observaciones que deben ser dadas a conocer por el propio Rector para así desenmascarar su comunicado y de paso establecer de quién es la farsa. 4) Los Estados Financieros de la Universidad no han sido aprobados en debida forma, porque ello se ha hecho con mayorías completadas con el voto de miembros del Consejo Directivo que a su vez son Decanos o Directores de Departamentos, quienes como tal son ordenadores del gasto, configurándose así un conflicto de intereses puesto que estarían aprobando sus propias cuentas. Por todo lo anterior y teniendo en cuenta la situación en que se encuentra la Universidad, solicitó la realización de una nueva Auditoría General, especial e independiente que verifique entre las varias cosas toda la contratación desde el año 2010, los costos de la nueva obra, los giros al exterior y la posible legalización de gastos de fuera del país. Invito a los aspirantes al Consejo a luchar por la democracia y transparencia en nuestro Externado. Si bien nuestra comunidad profesoral se divide entre los sumisos, los indiferentes y los combatientes. Exhorto a los primeros, para que en un arranque de carácter se liberen; a los segundos, a comprometerse en la tarea por la recuperación de nuestro claustro; y a los demás, a continuar en su lucha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *