• 2020-10-20
0 Comentarios

La reconquista

El nuevo consejo directivo tiene la responsabilidad histórica de institucionalizar la Universidad Externado bajo los supuestos de la democracia, la ética y la transparencia, reto histórico equivalente a aquel que sus fundadores enfrentaron.

Por: Saúl Sotomonte.
Profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

Gracias a la insistencia de grupos de profesores y estudiantes, después de 25 años, contamos con un nuevo consejo directivo. Afortunadamente dentro de los elegidos llegaron personas íntegras, que piensan más en la institucionalidad que en compromisos personales.

El nuevo consejo tiene la fortuna y la responsabilidad de recuperar la Universidad, institucionalizándola bajo los supuestos de la ética, la democracia y la transparencia, reto histórico equivalente a aquel que sus fundadores enfrentaron. Todos debemos contribuir a que el nuevo consejo directivo logre la recuperación de la Universidad en términos administrativos, académicos y financieros.

Volvamos a la esencia: un ente sin ánimo de lucro, que por su propia naturaleza no tiene propietarios sino beneficiarios y estos son sus estudiantes. Lo que exige que el ejercicio de poder sea medido, responsable y protector de la democracia. Confío en que ahora, la transparencia en la gestión será ley fundamental y que la ética y el buen comportamiento serán ejemplo para la comunidad estudiantil, como un gran aporte al país, en la formación del nuevo ciudadano.

Saúl Sotomonte, profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

Le corresponde también al nuevo consejo dotar a la Universidad de un verdadero paradigma que responda a los requerimientos del nuevo entorno. Por ejemplo, ¿hacia dónde vamos y cuál será el rol del externadista ante la sociedad?  ¿Queremos seguir entregando hombres mercancía o ciudadanos en condiciones de ser útiles en todo sentido?

Que nuestro escudo sea la formación de los estudiantes y que no sólo simbolice la cantidad de dinero con que se matriculen. Para ello, previamente se debe institucionalizar el Externado, a través de una gran reforma estatutaria, que se ha venido solicitando durante ocho años.

Este es el momento, llegó la oportunidad de renovarnos sin precipitarnos ni improvisar. Por eso estoy convencido que todos debemos participar en la construcción y que cualquier propuesta debe ser previamente conocida por la comunidad de estudiantes y profesores.

De hecho, me permito sugerir al nuevo consejo algunas recomendaciones para su consideración:

  1. Establecer un manual de funciones que acabe con los vacíos de poder y segregación de funciones, de manera que prime la transparencia y trazabilidad de las acciones y decisiones.
  2. Elaborar un Estatuto Profesoral que reglamente la carrera de los mismos, su ingreso, ascensos, estímulos, así como los requisitos y el período de los Decanos y el de los Directores de Departamento, etc. Así mismo, debe proteger la independencia de los profesores a pesar de su subordinación.
  3. Establecer efectivos sistemas de control interno reforzados con oportunas auditorías externas, generando así confianza en el manejo de la institución. Esto supone que el Revisor Fiscal sea designado por el consejo de profesores, el que junto con el consejo de estudiantes deberán designar un veedor de la gestión.
  4. Consagrar las causales de retiro del rector y de los miembros de consejo directivo.

La coyuntura histórica que atraviesa la Universidad Externado y con el resultado de las elecciones hace que algunos estén a la reconquista de los privilegios mediante actos sociales y otros quieran la recuperación institucional, anhelo que esperamos se cumpla con la gestión del nuevo consejo, al cual acompañaremos en su tarea orientada en este sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *