• 2020-07-09
0 Comentarios

El tiempo perdido

La recuperación de la década pérdida en la Universidad Externado de Colombia no se obtiene con ligereza e improvisación, se logra con mística, carácter, independencia y responsabilidad.

Por: Saúl Sotomonte.
Profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

Bajo los principios de la tolerancia, la libertad y la transparencia, el profesor Nicolás Pinzón creó la Universidad Externado de Colombia como un centro educativo, ideario que mantuvieron sus sucesores, con la particularidad de que, no obstante que se trataba de una valiosa institución, durante un largo período no se hablaba de manejo democrático, pues se trataba de un ente sin peculio material alguno, hasta el punto de que sus profesores no cobraban por sus clases.

Fue a partir de 1963, con el ingreso del Dr. Fernando Hinestrosa, quien no obstante el ejercicio personal del poder, superado por su valía como intelectual como jurista y por su sobriedad y buen comportamiento, que se inició un proceso de crecimiento en lo académico y en lo material, hasta el punto de lograr un gran reconocimiento en el orden nacional e internacional, habiendo establecido como norma la absoluta independencia institucional y como paradigma la excelencia y el mérito propio. Sin embargo, no se preocupó por dejarla institucionalizada, situación que se hizo más evidente cuando debido a su enfermedad fue perdiendo el control y se dio paso a un notorio desarreglo administrativo, iniciando con ello la década pérdida que en este escrito denominamos “El Tiempo Perdido” y que se acrecentó con la administración que se inició en mayo de 2012 con el ingreso como Rector del Dr. Juan Carlos Henao, quien denominó su estrategia  “continuismo ascendente”, pero todo indica que era sobre el desorden ya reinante.

El actual Rector en lo material continúo con los planes establecidos de tiempo atrás por el Dr. Hinestrosa, como son los concernientes al nuevo edificio y a la sistematización llena de altibajos, habiendo cambiado al contratista que él había señalado para la construcción; y para lo segundo, se fueron dando una serie de contratos y subcontratos que requieren ser revisados al igual que los de la construcción, y así mismo se siguió con la habitual alimentación de la biblioteca.

Saúl Sotomonte, profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

Es decir, se dio continuidad a lo visible que ya estaba programado y que se puede hacer mientras exista liquidez. Pero el gran vacío es notorio en la parte institucional y en lo académico.

Tan pronto tomó posesión del cargo Henao, en lugar de buscar el paradigma de la excelencia, se dedicó a buscar protagonismo en los medios, comprometiendo de paso la independencia institucional que siempre habíamos invocando y a su vez, como si se tratara de un designio testamentario, depositó de hecho todo el manejo administrativo, patrimonial y académico en una persona sin legitimidad y capacidad alguna, profundizando así el desorden que se inició al final de los días del anterior Rector y para consolidar lo buscado, con argumentos sin peso alguno distrajo la necesaria reforma estatutaria propuesta en el Consejo Directivo desde antes de su nombramiento, entorpeciendo de esta manera la institucionalización de la Universidad, quizá para mantener acaparado el ejercicio del poder sin control alguno, por lo que tampoco se conoce un manual de funciones ni los debidos controles y menos un Estatuto Profesoral, ya que en esta materia impera el amiguismo o el distanciamiento provocado y no siempre se tienen en cuenta los méritos de los docentes.

La ausencia de liderazgo y la carencia de paradigma o propósito común llevan a que la presencia de un brillante cuerpo profesoral y su importante producción pasen desapercibidos, y que las desarticuladas apariciones en los medios hayan hecho perder el reconocimiento y respeto por la institución, afectando seriamente el compromiso académico de la misma. Situación que se complica aún más de acuerdo con las cifras que se anuncian, las que dejan ver que la suerte económica de la Universidad depende de su participación en un grupo económico, pues su operación como institución es ampliamente deficitaria sin posibilidad de una recuperación inmediata.

Esperábamos que el Rector no fuera consciente de todo, como si con su designación se hubiera aplicado el nivel de incompetencia del “Principio de Peter” Sin embargo, cómo se explica que para blindar el desgobierno sus asesores le hayan preparado la desvergonzada llamada por muchos “ley del silencio”, aprobada después por las mayorías numéricas del Consejo Directivo sin un verdadero debate, con base en la cual la comunidad –ni siquiera los miembros del Consejo Directivo–pueden conocer el detalle de las cuentas, ni tampoco tener copia de las actas de las reuniones del mismo, las que no pueden ser grabadas porque al Rector no le gusta.

Para rematar, en estos días se ha propuesto, sin mayor explicación válida, impedir al Dr. Andres Gonzalez su ingreso al Consejo Directivo como miembro principal. ¿Por qué será?

Son todas razones de más que exigen que se haga una verdadera auditoría externa e independiente que revise, entre otras cosas, la racionalidad del gasto, las compras y la contratación de la década. Lo que también hace necesaria la elección de un nuevo Consejo Directivo respetable e independiente que, bajo los postulados de la democracia y la transparencia, quiera luchar por la recuperación del tiempo perdido y que no dependa de intereses ajenos a los de la institución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *