• 2021-09-20
0 Comentarios

El renacimiento de la Universidad Externado

Cuando hay grandeza los entes sociales, si se procura, renacen con todos sus valores.

Por: Saúl Sotomonte.
Profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

Al igual que lo hice en la columna anterior invito a toda la comunidad Externadista a que dentro de un propósito común recuperemos nuestra Universidad con toda su valía. Entiendo que hay quienes consideran que todo ha marchado a la perfección. Pero lo dicen más por compromiso personal que por convencimiento. En EL RADICAL, y particularmente en mis columnas, manifesté que si me demostraban que yo estaba equivocado en las denuncias publicadas lo aceptaría y no hubo respuesta alguna.

Para este breve análisis debemos mirar la vida de la institución en sus varias etapas. Se inició con su Fundador, el profesor Nicolás Pinzón V, quien la creó como baluarte de la libertad, de la tolerancia, del respeto por los demás y de la pulcritud, como antítesis de la regeneración imperante. Culminada esta primera etapa, se inició la era del profesor Diego Mendoza Pérez, verdadero restaurador del Externado, ya no como una emanación del radicalismo, sino del ambiente republicano, quien además reabre el alma mater en 1918. Desaparecido él, asume como rector, el profesor Ricardo Hinestrosa Daza, quien en su condición de gran jurista convierte a la institución en una verdadera y respetable escuela de Derecho. A su fallecimiento, en 1963 entra en su reemplazo su hijo, el Rector Fernando Hinestrosa, quien, con su valía como jurista y su reconocimiento más allá de las fronteras, no solamente consolidó la importancia de la Universidad, sino que la hizo crecer en lo académico creando nuevas facultades y la amplió en su estructura física, hasta el punto de que el bloque estrenado por su sucesor había sido concebido por él, así como la modernización de los sistemas.

Saúl Sotomonte, profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

Posteriormente, lo suceden en su cargo en 2012 como Rector de Derecho el doctor Juan Carlos Henao y de hecho la doctora Marta Hinestrosa, hija del Rector Fernando Hinestrosa. Tanto que él apareció en las redes sociales agradeciéndole su colaboración, pero tuvo que aclararle al público que el rector era él. Encargo que hizo el ex Rector Henao sin precisar las limitaciones existentes para la enajenación de activos fijos, y además desconociendo que los entes sociales no se representan por poder general, sino que para eso se deben prever y nombrar suplentes. ¿Qué estarán pensando los terceros? Delegación que hizo para fungir de albacea como si ese fuera un patrimonio de familia, y porque llegó a la rectoría sin un proyecto de universidad.

Tengo que decirlo y aceptarlo: acompañé al ex Rector Henao desde el consejo directivo ocho años y medio, y nunca conocí proyecto alguno del estatuto profesoral, ni de manual de funciones del área administrativa; él manejaba a la Universidad, literal, como si fuese su propia finca. Tampoco se tuvo información del régimen de becas y menos se conoció el diario devenir de la parte financiera, por eso hasta ahora se está vislumbrando el gran déficit con el que dejó a la Universidad. Así mismo y pese a durante los primeros ocho años de su rectoría tuvo un control absoluto de las mayorías en el consejo directivo, nunca quiso hacer ajustes y menos reformas estatutarias, pues sabía que ese desorden institucional era útil para lo deseado.

Convencido de que la mayor parte de la comunidad Externadista y dentro de ella un importante grupo de profesores quieren estar en esa tarea, aboquemos el trabajo sin acomodamiento alguno y menos buscar vivir en la zona de confort. Nuestro Externado tiene tradición y reconocimiento, y además de los profesores más antiguos, goza de una juventud profesoral estudiosa y llena de ilusiones.

Nuestra lucha por la recuperación de la institución hará renacer los valores tradicionales propios de nuestra impronta Externadista y nos ubicará en la modernidad por lo que se deben actualizar los programas de las carreras cuando sea necesario, especialmente la de Derecho, pretendiendo primero formar ciudadanos, luego juristas y finalmente especialistas en las áreas escogidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *