• 2021-07-23
0 Comentarios

El poder del voto profesoral

Profesores: nuestros estudiantes, egresados y la comunidad externadista en general, tienen puesta su mirada optimista en quienes vamos a participar en este proceso democrático. Tenemos ahora un compromiso in solidum con todos ellos.

Por: Hernando Parra.
Profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

Los profesores del Externado estamos convocados para cumplir una gran cita con la democracia el próximo 30 de septiembre. Luego de 22 años tendremos la oportunidad de elegir el cuerpo directivo que trazará los designios de nuestra querida Casa de Estudios para los próximos años.

Ese día, cada docente podrá manifestarse con su valioso voto, bien por la continuidad de un anquilosado estilo administrativo, o bien por una promoción de cambio hacia un Externado unido, dinámico, renovado y tolerante, dispuesto a asumir los desafíos que nos impone el futuro con la voz de todos. Este es el momento de despertar nuevamente entre nosotros la mística que un día nos animó, y de avivar el orgullo de sentirnos externadistas.

Hernando Parra, profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

El voto para los docentes significa el reconocimiento de un derecho, y de allí la consecuente obligación de practicarlo conscientes de su capacidad determinante en la suerte de nuestra institución. Debemos ejercerlo libremente, bajo la convicción de que es secreto y que por ende nadie podrá censurarnos por su sentido. Ese voto además nos protege, al permitir la expresión más genuina y directa de nuestro querer interior, pero también nos legitima para esperar con fundamento y para exigir de los elegidos cuando quiera que esa esperanza intente desvanecerse.

Hemos de tener presente para este ejercicio electoral, que el consejo directivo, según la interpretación sistemática de los estatutos vigentes, está llamado a ser el órgano encargado no solo de disponer las políticas estructurales de la Universidad, sino también de adoptar las decisiones trascendentales de la misma, y de expedir los reglamentos esenciales para su funcionamiento. Así pues, su rol no es meramente consultivo, y por esta razón ha de resaltarse la importancia de comprender que nuestro voto no es para elegir simples consejeros, sino verdaderos responsables de administración universitaria, asimilados en un todo a la figura que cumplen los miembros de una Junta Directiva en otras personas jurídicas, con la asunción de los deberes y responsabilidades atinentes a tal dignidad.

Profesores: nuestros estudiantes, funcionarios administrativos, egresados y la comunidad externadista en general, tienen puesta su mirada optimista en quienes vamos a participar en este proceso democrático. Tenemos ahora un compromiso in solidum con todos ellos, y en consecuencia debemos honrarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *