• 2021-07-29
0 Comentarios

Dos crisis y una misma solución

El nuevo rector tendrá que resolver los problemas financieros y administrativos que dejó la anterior administración del doctor Henao; y deberá responder con el liderazgo que se espera del Externado al histórico estallido social que vive el país en el paro nacional.

Por: Juan Pablo Estrada.
Profesor titular de la Universidad Externado de Colombia.

En el preciso momento en que nuestro nuevo rector Hernando Parra asumía sus responsabilidades y se aprestaba a hacerse cargo de los problemas de todo orden que enfrenta el Externado, que van desde un millonario déficit, edificios con problemas estructurales, costosos programas de software que nunca sirvieron, cargos en interinidad hasta hechos de acoso sexual –asuntos que sin duda la comunidad debe conocer–, estalló en Colombia la más aguda crisis de que se tenga noticia en nuestra historia contemporánea.

De manera que al doctor Parra le tocó estrenarse con el manejo de dos crisis, la heredada de la que tenía pistas –no olvidemos que el secretismo fue la constante de la administración anterior– y por eso no conocía su verdadera dimensión, al menos en los asuntos financieros y administrativos; y la externa, que todo el país veía venir desde finales de 2019 y que la pandemia solo aplazó, frente a la cual el Externado no ha sido indiferente, como no lo podía ser.

Ha sido activa y oportuna la participación de nuestra Universidad en los escenarios desde los cuales se deben diagnosticar los problemas, propiciar el debate, abrir espacios de diálogo, velar por el respeto de los derechos humanos, pero sobre todo, ser propositivo y desde sus distintas instancias contribuir con soluciones que deben darse en el corto y mediano plazo.

Juan Pablo Estrada, profesor titular de la Universidad Externado de Colombia.

Han sido acertados los mensajes de la rectoría hacía adentro y hacia fuera. Respeto y garantías para los miembros de nuestra comunidad que participan activamente en las jornadas de protesta, rechazo a la violencia provenga de donde provenga, apoyo a quienes hayan visto conculcados sus derechos y una invitación a dialogar. En esa línea que ha marcado el nuevo rector, la universidad debe ser una sola. Egresados, profesores y, desde luego, nuestra comunidad de estudiantes, deben entender el momento histórico que está viviendo Colombia y no ser inferiores al reto que supone trabajar por un país más justo, más incluyente, en donde la juventud que se forma en nuestros centenarios salones, avizore un futuro que hoy parece no existir.

Es ahora cuando nuestro capital humano está llamado a marcar la diferencia con otros centros educativos y, como lo sugerí en el programa que construí para aspirar a la rectoría, nuestra independencia financiera nos permita ser un Externado para el país.

Paradójicamente las dos crisis tienen causas similares y soluciones comunes. Juan Carlos Henao heredó males que no solucionó y dejó aparecer otros; propició un ambiente tensó intolerante con la crítica, no se oía sino a él y sus cercanos que jamás se atrevieron a cuestionarlo. Vivía convencido de que la universidad iba “uff volando” y que no había nada que cambiar. Mientras tanto la comunidad veía otra realidad y estaba inconforme. Eso mismo le está pasando al gobierno del presidente Duque que, a diferencia de Henao, a quien se le acabo su mandato y persistió en sus errores, tiene todavía tiempo de reaccionar.

Respetar al contradictor, recuperar la capacidad de autocrítica, gobernar con todos los sectores, abrir espacios para el diálogo, construir sobre lo construido y sintonizarse con sus gobernados, es la tarea. Desde luego parar la polarización, dar ejemplo, y evitar que nos sigamos matando entre colombianos. Que no se deje seducir por quienes lo quieren convertir en un gobernante de mano dura, por delincuentes y vándalos que deben ser perseguidos por el aparato estatal, con respeto de sus garantías y vencidos en juicios. Pero en la calle hay una muchachada que merece ser oída y sus problemas solventados sin más dilación.

Por fortuna en nuestro Externado no se dio ese estallido. La democracia y el Consejo Directivo hicieron lo suyo. Ahora el doctor Hernando Parra debe contarnos cómo encontró “la heredad”, no para seguir dándonos golpes de pecho, sino para trabajar todos, unidos, para enmendar los yerros y mantener lo que se venía haciendo bien. Tenemos que superar nuestra crisis para poder ser parte de la solución y no otro problema. Todos por el externado. Todos por Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *