• 2020-12-03
0 Comentarios

Concepto y alcance de una debida rendición de cuentas relativa a la administración universitaria

La rendición de cuentas no es la presentación de una relación insulsa y vanidosa de ejecutorias, con grandes números e indicadores, de improbable comprobación.

Por: Hernando Parra.
Profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

La rendición de cuentas es la primera y más importante obligación de todo administrador de bienes ajenos, y se traduce en la presentación ordenada, explicada y detallada de los ingresos y egresos correspondientes a su gestión. Esta rendición debe estar acompañada de los respectivos comprobantes, de tal suerte que se acredite debidamente que lo señalado en cada cuenta resulta verídico, y tiene plena justificación.

Habiendo sido anunciado por el rectorado una primera rendición de cuentas de su gestión de casi nueve años, para ser llevada a cabo en la próxima asamblea profesoral que se reunirá por derecho propio antes de culminar el presente mes de agosto, EL RADICAL se permite presentar en esta edición, el contenido y cobertura mínima que debería atender tal rendición, que como obligación de hacer tiene como contrapartida del derecho de la comunidad externadista para exigirla rigurosamente, pues no se trata simplemente de la presentación de un listado insulso y vanidoso de ejecutorias, con indicadores y grandes cifras, de improbable comprobación.

Hernando Parra, profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

A continuación, los conceptos y alcances elementales que debe comprender la mencionada rendición:

  1. Identificación de los periodos a que se refiere la rendición, con indicación comparativa del incremento o detrimento patrimonial.
  2. Relación detallada de fuentes y usos financieros por cada periodo, con indicación del origen de los recursos y destino de aquellos.
  3. Identificación de los ingresos y egresos comparativos por cada periodo, con indicación de su origen operativo o no, para determinar el excedente o déficit de la gestión propia de la entidad universitaria.
  4. Identificación de los egresos de mayor representación, por periodo, junto con su análisis comparativo.
  5. Relación detallada de los salarios, honorarios y bonificaciones, reconocidos a todos los directivos en los periodos objeto de análisis, incluidos viáticos y gastos de representación.
  6. Relación detallada de honorarios y comisiones pagados a asesores y contratistas en los periodos objeto de análisis.
  7. Relación de los activos operativos y no operativos, con indicación de su valoración, comparado entre los periodos objeto de revisión.
  8. Relación comparativa de los gastos de personal y porcentaje de variación anual, con indicación del número de vinculados por periodo.
  9. Relación de inversiones, gastos y honorarios relativos a la adquisición o mantenimiento de software, hardware, o de cualquier otro sistema de operativo o computacional.
  10. Descripción por periodo de los recursos destinados a investigación, formación docente, auxilios a profesores y estudiantes por cualquier concepto, debidamente identificados.
  11. Número de estudiantes de pregrado y posgrado por periodo, con indicación del índice de retención particular.
  12. Proyección financiera de la Universidad para los dos periodos subsiguientes a los de la rendición.

Con relación a la administración financiera del Externado, tenemos la ilusión de que el próximo consejo directivo se desempeñe con mayor profesionalidad, también en este campo, de manera que exija la presentación oportuna y periódica de los resultados económicos completos de la institución, su debido análisis y su divulgación a la comunidad, y se proscriba así el carácter secreto de los mismos, carente además de todo sustento. 

Lo mismo debe esperarse del nuevo consejo con relación al presupuesto de la Universidad, que como su nombre lo indica debe ser estructurado y aprobado previamente, y no como ocurre en nuestra Casa de Estudios, donde tal estructuración y aprobación en los últimos años se alcanza bien avanzado el periodo de ejecución correspondiente, circunstancia que afecta notoriamente el giro ordinario de la administración, e impide su efectiva supervisión.

Ojalá estos deseos inspiren una nueva realidad para nuestro querido Externado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *