Columnas memorables de Néstor Osuna

Columnas memorables de Néstor Osuna

Exigió mayor autonomía universitaria, la actualización y pertinencia de los profesores de la Facultad de Derecho, mayor transparencia en las directivas de la Universidad e hizo un fuerte llamado atención para que se mejoren los resultados en investigación.

Por: Néstor Osuna.
Profesor ordinario de la Universidad Externado de Colombia.
Néstor Osuna, profesor ordinario de la Universidad Externado de Colombia.
Autonomía universitaria ¿Para qué?
25 de octubre de 2018
La finalidad de la autonomía universitaria es permitir que las universidades cumplan con su función social, que no es otra que construir y transmitir conocimientos en las ciencias, las artes y las humanidades. No se compadece su contenido, su instrumentación como prerrogativa de tipo empresarial, ni su invocación como muralla de aislamiento de las universidades frente a la sociedad, y menos aún su utilización como herramienta de control interno en los centros universitarios.
Profesores irrelevantes

21 de enero de 2019

La tecnología está cambiando el mundo a una velocidad que las Universidades no han asimilado. La formación universitaria está siendo suplida por una educación técnica más o menos informal, flexible y casi siempre computarizada, y frente a ello las Universidades permanecen aferradas a sus tradiciones, haciendo prácticamente lo mismo desde hace un siglo. “La docencia es el arte de repetir”, me decía hace años un colega que estaba en la cima de la reputación académica, mientras yo iniciaba la carrera docente. Hoy creo que tenía algo de razón, pero solo cuando no había internet ni inteligencia artificial, y cuando tampoco había llegado a las Universidades la heterogeneidad fracturada de la sociedad de nuestros días.
Transparencia
28 de febrero de 2019
Más allá de una obligación legal, la transparencia es un presupuesto para el gobierno democrático de la institución y una buena práctica de gestión que la fortalece, genera confianza y compromiso entre los miembros de la comunidad académica y ubica a la Universidad, en el contexto de la sociedad colombiana, como una institución privada ejemplar, seria, cristalina, sin dogmas ni secretos, dedicada al fomento de las ciencias sociales y a la formación de los mejores profesionales. La opacidad siempre generará desconfianza y sospechas, que no se acallan con erráticos golpes de autoridad.
Mandato extinguido
26 de mayo de 2019

Hace pocas semanas se renovó la representación estudiantil en el Consejo Directivo de la Universidad […]. Lamentablemente, la representación profesoral, que es mayoritaria en el Consejo, sigue sin renovarse hace más de quince años, a pesar de la claridad del período de dos años fijado en el reglamento. Son ya demasiadas las excusas y los argumentos peregrinos que se han dado para aplazar indefinidamente esta renovación, que la Universidad reclama al unísono. Es triste en verdad el panorama el de los colegas que permanecen enquistados en ese órgano, en el cual carecen ya de iniciativa, de reconocimiento y de proyección.

Investigación y docencia: hablemos en serio
24 de junio de 2019
Hasta ahora el Externado ha sido una institución profesionalizante, históricamente exitosa: los egresados han gozado de reputación como buenos profesionales, entre nuestro personal ha habido siempre catedráticos sobresalientes y las aulas de nuestra montaña siempre han estado repletas de estudiantes que, en general, quedan satisfechos con la formación que reciben. Tal vez sea lo anterior lo que nos ha llevado a darle un papel secundario a la investigación, respecto de la cual no hay una política institucional acertada para su fomento. Las autoridades de la Universidad han considerado que la investigación es un apéndice de la docencia, se han negado a admitir que es costosa, que sus resultados no son inmediatos y por tanto no se pueden medir en ciclos semestrales o anuales. Tal vez tampoco en términos individuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *