• 2020-07-07
0 Comentarios

Carta de la Doctora Emilssen González de Cancino a EL RADICAL

Por medio de la presente, publicamos textualmente el mensaje que hizo llegar a EL RADICAL la Doctora Emilssen González de Cancino, dada la importancia de sus palabras y la pertinencia de su propuesta.

Tienen razón, en esta coyuntura cobra mayor relieve la importancia de la solidaridad, tanto con los próximos, como con los lejanos.

En cuanto a la comunidad del Barrio Egipto, a la cual pertenecemos, creo que podríamos articular los programas que la Universidad ha hecho hasta ahora en relación con cursos de capacitación, biblioteca atendida por personal el Externado, etc., así como los esfuerzos de algunos profesores individualmente o con el apoyo de sus Facultades. Recuerdo con especial afecto la labor de Manuel Rojas de Administración, con voluntarios de varias facultades. También están los trabajos de Yolanda Sierra, de Derecho, con las artesanas del barrio; y las investigaciones, tal vez también intervenciones concretas, pero las desconozco, de Mauricio Rubio, de Economía. En fin, mis datos pueden estar muy incompletos, pero no se partiría de cero.

Sin embargo, creo que lo que surge en las coyunturas debe pensarse con intención de permanencia porque en el vecindario hay muchas necesidades. (También pienso en los comerciantes y otras personas de la Calle 12).

No dudo de la existencia de estudios previos sobre la misma comunidad, o sobre temas particulares que puedan aplicarse en este entorno; con base en ellos se podría adelantar una labor de conocimiento, articulación y ejecución interesante para darle unidad, fortaleza y elementos para su perduración a corto, mediano y largo plazo. 

Habría que empezar pronto, quizá adelantando iniciativas de urgencia, pero comenzar a adelantar también una organización estable.

Es obvio que también hay que poner sobre la mesa iniciativas para la financiación que, en mi ignorancia al respecto, veo, por lo menos interesante, que reunieran esfuerzos de la Universidad y contribuciones privadas internas y externas.

Con un saludo cordial,

Emilssen González de Cancino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *