• 2020-09-22
0 Comentarios

Al trote, sin sorpresas y con solo pesos pluma

Se inició el proceso electoral en la Universidad Externado de Colombia y la organización de la contienda está a cargo de la Secretaría General, quien se juega su poder heredado. Lo cierto es que lo que mal empieza mal termina.

Por: Juan Pablo Estrada.
Profesor de la Universidad Externado de Colombia.

Con el sol sobre la espalda, arrastrando el lastre de haber mal gobernado al Externado durante la ya tristemente célebre “década perdida”, Henao, mientras hace rondas de medios apalancado en la millonaria pauta y orquesta persecuciones contra los que decidimos no guardar silencio frente a sus abusos, le metió carbón al proceso electoral. No es gratis. Sus mayorías se extraviaron en el Consejo. Los estudiantes y Andrés González se le volvieron una piedra en el zapato. De ahí que con votación virtual, operada y auditada por una empresa para cuya contratación bruscamente desconoció lo acordado con los miembros del Consejo, habrá elecciones.

Lo que mal empieza mal termina. La organización está a cargo de la Secretaria General que se juega su poder heredado en la contienda -que no su inexistente prestigio-, a quien ya se le oyó decir que, por transparencia, no se va actualizar el censo. ¡Háganme el favor! Se destaparon sin pudor en una operación avispa con dos listas milimétricamente confeccionadas en cuyas cabezas van los incondicionales y en la parte baja les dieron cabida a incautos que, por ejemplo, juran no saber que la lista de López Roca es la B del Rector, a mediocres con insuperable afán de figuración que no gozan del respeto de sus pares y menos del de sus alumnos. Y, qué miedo, también hubo cupo para estafetas, expertos en poner la cara en la baranda mientras otros hacen “vueltas” en los despachos. Si, Henao se jugó sus restos y tiene aceitada la maquinaria para lograr su cometido. Era imposible que esta transición se diera sin que previamente se garantizara la estabilidad laboral de los docentes, se designara los funcionarios por méritos, se impusiera la transparencia en el manejo de la Universidad, en fin, sin dejar atrás lo que la analista y ex profesora de Figri, Laura Gil, denominó “la dictadura blanda” de Fernando Hinestrosa que han cuidado con celo.

Juan Pablo Estrada, profesor de la Universidad Externado de Colombia.

Falta solo el acto final. Se señalarán las listas por las que hay que votar si se quieren conservar los privilegios o por las que votarán muchos por mantener el estatus quo que los beneficia. Lo padecí y sé de qué hablo. Habrá llamaditas e insinuaciones y con un sistema de voto electrónico que a estas alturas es un misterio, Henao pondrá las mayorías que le garanticen elegir Rector. A no ser que, no obstante, el temor que representa la ausencia de votación presencial –que en mi sentir es posible con un orden y un horario acordado- para garantizar el secreto del voto, la lista de Figri y la liderada por Erik Tremolada, a quien le sobró miedo y le faltó audacia para conformarla, resulten las más votadas.

Soñar no cuesta nada, pero no me hago ilusiones, menos después de hablar con un profesor beligerante y activo con el que se puede conversar que me dijo “hermano Henao pudo hacer más, no lo hizo bien pero no es un desastre; nos paga 12 meses, lo que Hinestrosa nunca hizo. Hay más o menos estabilidad.  No fue capaz de hacer las reformas, pero ahí va a la ‘U’. Yo tengo más de cincuenta años, no tengo más ingresos que los que me da la ‘U’ y debo cuidar mi empresa y mi jubilación”. Como él son muchos. Votarán para que nada cambie, así sepan que tienen derecho a más y que las cosas no van por buen camino, porque con la cuchara no se juega.

Posdata

Firmé contrato. ¿Puedo votar señor Rector?

Lástima que en Derecho los profesores que no son objeto de persecución y estigma, asunto que dicho sea de paso ya ronda los niveles de agresión y la calumnia movida por penalistas en chats de profesores, vaya paradoja, hayan pasado de agache. Emilsen de Cancino, Consuelo Sarria, Jairo Rivera, Humberto Sierra, Cesar Julio Valencia, Miguel Córdoba, Jaime Orlando Santofimio, Humberto Sierra, entre otros, les habrían dado otro nivel a las diferencias de hoy, habrían logrado consenso y, de ser elegidos, le habrían dado altura al Consejo. Es obvio que no se animaron a respaldar a Henao y tampoco a enfrentarlo en tan desigual enfrentamiento. Eso dice todo de estas elecciones al trote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *