• 2020-07-07

¿Qué se fizo El Externado?

La Universidad sigue inmersa en una crisis profunda. Actualmente las admisiones están a la baja y la acreditación internacional sigue en veremos. ¿Qué está pasando?

Mi vaina con El Externado

Primero como estudiante, luego como graduado y hoy como profesor emérito exijo que la Universidad recuperé su institucionalidad y retome el rumbo del éxito que se ha perdido lamentablemente en los últimos años.

¿Qué ha pasado con nuestra acreditación internacional?

Se nos está haciendo tarde para recibir este importante reconocimiento y la competencia nos sigue tomando ventaja.

“Diez gatos”

Así nos llama el Rector del Externado a quienes decimos verdades incomodas para la Universidad. Esa frase despectiva y arrogante también es una forma de corrupción, al ignorar, minimizar o ridiculizar a los contrarios.

Requiem por una causa noble

El Externado cierra su Maestría en Derechos Humanos y da por terminado un convenio con la Universidad Carlos III de Madrid.

Una reflexión responsable

Ya basta de dilación, silencio y aplazamiento indefinido, llegó el momento de asumir las riendas de la Universidad para retomar el camino que se perdió con la administración actual.

EL RADICAL pregunta y nadie responde

Pese al silencio y apatía de las directivas del Externado, El Radical sigue indagando por los temas que más le interesa conocer a la comunidad universitaria.

Liberalismo vendido

En Colombia todos se venden con tal de llegar al poder, o de no soltarlo, que viene siendo lo mismo.

El cartel de las faldas del Externado

Presuntos casos de acoso sexual en la Universidad no han salido a luz pública por el silencio de la administración actual. ¿A qué le temen los directivos?

La Nueva Política de la Mendicidad en El Externado

La falta de apoyo a los docentes que representan a la Universidad en eventos internacionales, evidencia que El Externado se está ganando milagros con avemarías ajenas.

El gabinete de fausto: historia de un pacto fallido con el Derecho

El temor incesante de salir del cómodo y gastado neoclasicismo, sin mirar hacia el futuro, tiene en el limbo a las facultades de Derecho.