El verdadero cambio

El verdadero cambio

Invito a la comunidad Externadista para que con mística, independencia y carácter nos comprometamos con la defensa del interés general de la Universidad.

Por: Saúl Sotomonte.
Profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

En presencia de los tardíos cambios anunciados, aprovechemos la oportunidad para buscar que estos se hagan en interés general y no buscando consolidar poderes personales sin legitimidad alguna.

Se especula con la reforma de estatutos y la elección del nuevo Consejo Directivo, por lo cual teniendo en cuenta  mis experiencias de estudiante, profesor y miembro de éste último, me siento obligado a hacer algunas recomendaciones para que todo se haga bajo los parámetros de la democracia y de la transparencia, y no como aconteció con la organización del Consejo de Profesores, que no fue iniciativa de las directivas como se ha dicho, sino de un meritorio grupo de docentes que asumió dicha tarea, pero que en el paso que su reglamento tuvo ante los directivos, se le dejó como única función decisoria la de elegir al Consejo Directivo.

Saúl Sotomonte, profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia.

Lo demás son manifestaciones que no obligan a nadie. En lugar de radicalizar la democracia, la estrangulan, como lo afirma Dominique Rousseau, en su libro prolongado por el Rector y publicado por la Universidad. Razón por la cual convoco a toda la comunidad externadista para que con mística, independencia y carácter nos comprometamos con la defensa del interés general a que estamos obligados.

Sugiero que antes de la elección del nuevo Consejo Directivo y de la anunciada reforma total de estatutos, se haga una reforma parcial que se ocupe de los siguientes asuntos:

  1. En razón al conflicto no publicitado que ha generado el hecho de que Decanos y Directores de Departamento sean miembros del Consejo Directivo, quienes a su vez son ordenadores del gasto y a su vez con ellos se haga mayoría para reelegir al Rector y para aprobar las cuentas, no obstante su condición de administradores, quedando latente un conflicto de intereses, es indispensable que los nuevos aspirantes no ostenten ninguno de estos cargos, ni tampoco ellos o sus allegados sean becarios de la Universidad, o tengan contratos con la misma distintos al de profesor, o menos que de manera directa o indirecta ostenten relaciones profesionales o económicas con la institución.
  2. Las mayorías del actual Consejo Directivo, incluido el Rector, aprobaron cosas contrarias al derecho, a la lógica y a la inteligencia más elemental. Decidieron que para que un directivo pueda ver el detalle de las cuentas que va a aprobar, antes debe pedirle permiso a la mayoría del mismo Consejo. Ese adefesio se soluciona estableciendo por estatutos que durante los quince días que preceden a la reunión del Consejo que habrá de aprobar las cuentas, éstas deberán ponerse a su disposición junto con los demás libros y papeles en el lugar que se señale, y para respetar el derecho del Directivo y para que la comunidad externadista pueda enterarse de lo que allí sucede, se les entregue copia completa del acta, salvo aquellos puntos previamente sometidos a reserva por el mismo Consejo.
  3. La Fundación Universidad Externado de Colombia tiene dos frentes muy importantes. De una parte, la labor académica y de otra, su potencial patrimonial no comprometido con el primero. Razón por la cual en los estatutos se debe incluir la participación del Consejo Directivo en todas las decisiones pertinentes a dicho patrimonio y especialmente en la designación de sus gestores o representantes procurando su idoneidad, responsabilidad e independencia. Por lo mismo la facultad de nombrar al Revisor Fiscal de la Fundación que tomó para sí este Consejo, por estatutos, como antes estaba, se le debe regresar al Consejo de profesores y así mismo establecer que éste junto con el de estudiantes deberá designar un veedor sobre la marcha de la Universidad. El gran cambio no se logra concentrado el poder de manera subliminal con dádivas, amenazas, falacias o despotismo en torno a una persona sino alrededor de la institución, pensando con grandeza y no con minúsculos intereses.

Tenemos un selecto grupo de jóvenes profesores de mucha valía. De allí saldrán los futuros rectores y directivos: con carácter seamos independientes y busquemos trascender en grande. Asumamos el compromiso de verdaderos académicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *