El Externado y las ilusiones de los Rankings Internacionales

El Externado y las ilusiones de los Rankings Internacionales

La Universidad celebra su posición en algunos escalafones sin mayor conocimiento y desconoce que actualmente mantiene una bajísima producción intelectual.

Por: Amparo Salazar.
Graduada Facultad de Derecho de la Universidad Externado de Colombia.

Hace unos días la empresa inglesa QS publicó su famoso reporte anual que califica a las facultades de Derecho de diversos países. Para este año, se evaluó a 792 facultades e incluyó universidades latinoamericanas de Colombia, Chile, Brasil, México, Perú y Argentina (lo que corresponde a las economías más importantes de la región). Sin sorpresa encontramos que el Externado está en este listado.

Con bastante pompa, como si fuera una noticia nueva o súper relevante, la Universidad en su sitio WEB hace poco anunció que la institución contaba con una de “las mejores 150 escuelas de derecho del mundo” y que se escalaron 100 posiciones. https://www.uexternado.edu.co/la-universidad/la-del-externado-entre-las-150-mejores-escuelas-de-leyes-del-mundo/

La verdad es que en el 2017 el Externado se ubicó entre el rango 150-200, sin embargo en el 2018 descendió a los puestos 200-250 y ahora se está entre el 100 y 150, así que esa ubicación no obedece realmente a mejoras internas de la Universidad, que quede claro.

Entonces ¿Hay razones para celebrar?

Lo primero que se debe advertir es que el Externado es una Universidad con una producción intelectual bajísima y de muy poco impacto en la comunidad académica internacional. De las 300 universidades que aparecen en el listado, nuestra alma mater ocupa el lugar 296 de menor impacto (citas) y el puesto 289 en producción intelectual (H-index).

Surgen aquí varios interrogantes: ¿Acaso la editorial del Externado no publica cientos de títulos jurídicos al año?, ¿La institución no tiene por lo menos una decena de revistas jurídicas? ¿Acaso la Facultad de Derecho no cuenta en Colombia con el mayor número de docentes con doctorado?

Pero la realidad, gústenos o no, es que la producción de la Universidad es deficiente, y la razón es simple, no existe una política de investigación ni inversión suficiente en esta materia. Además, sus publicaciones ya no son el signo de prestigio que solían ser, mucho menos de referencia.

Esto nos lleva al segundo punto: el prestigio.

La Universidad gana puntos en el ranking y aparece en la posición 100-150, gracias a su reputación. No nos digamos mentiras. Como solía decir el Doctor Hinestrosa: “El Externado es una marca de fábrica que inspira respeto, prestigio, confianza”.

Esa reputación se ha construido por generaciones de externadistas que, formados en los principios liberales y humanistas que inspiraron su fundación, se han destacado en la cultura jurídica colombiana, especialmente en el servicio público (magistrados, fiscales, procuradores, congresistas, etc.), creando un sello y una identidad externadista.

Pero desafortunadamente la reputación de la Universidad se ha afectado en los últimos años y seguirá deteriorándose si no se toman medidas adecuadas que estén inspiradas en las bases fundacionales de la institución. 

El primer periodo del actual Rector, por ejemplo, fue el del continuismo ascendente, solo se anhela que no estemos ante el continuismo descendente.

Ahora, si el Externado tiene ilusiones de contar con una de las mejores facultades de Derecho del mundo, es conveniente que invierta en investigación de calidad y que cuide su reputación con esmero y que todas sus reformas estén unidas a su esencia e identidad.

De lo contrario, seguiremos celebrando dormidos en nuestros laureles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *