El Externado, una vergüenza internacional en investigación académica

El Externado, una vergüenza internacional en investigación académica

Es una falacia la idea de que el Externado es una universidad de élite académica. Las cifras de su pobre investigación hablan por sí solas.

Por: Amparo Salazar.
Graduada de la Facultad de Derecho de la Universidad Externado de Colombia.

Con bastante pompa y sin ningún pudor, la Universidad Externado de Colombia miente anunciando que ahora se encuentra entre “la élite internacional de la calidad académica”: https://www.uexternado.edu.co/el-externado-en-la-elite-internacional-de-la-calidad-academica/

Para el lector desprevenido, efectivamente el anuncio, de índole comercial, ubica a nuestra Universidad entre la crema innata de la intelectualidad mundial. Pero la realidad no es así. Solo basta con leer en detalle el anuncio y darse cuenta de que en temas de investigación e internacionalización esta casa de estudios tiene un nivel bajísimo.

Para que esta institución se pueda considerar entre la élite de calidad académica debe tener por lo menos 4 estrellas en investigación e internacionalización. En este momento tiene tan solo 2, la cual la ubica entre las universidades de baja calidad académica.

El Externado tiene 4 estrellas en general porque compensa sus deficiencias académicas con su prestigio y fortaleza financiera, entre otros factores. Es una lástima que la Universidad en vez de reflexionar sobre esas debilidades para generar responsabilidades y cambios, trate de mantener un aura de arrogancia y superioridad intelectual.

Miremos en detalle las cifras de la investigación y comparémoslas con otras universidades en Colombia.

Mientras que en el Externado tenemos 367 publicaciones indexadas en SCOPUS, que es lo que cuenta internacionalmente, los Andes tiene 9.943. La diferencia es abrumadora. Pero debemos tener en cuenta que esta última tiene ciencias puras y naturales.

Así que miremos solamente las ciencias sociales donde el Externado tiene la ilusión de ser fuerte. En ese campo tenemos 202 publicaciones, mientras que los Andes 1.512, La Sabana 307 y la Uninorte 395, por tan solo mencionar algunas. Es decir, en ciencias sociales, que es donde se ubica Derecho, el Externado está muy por debajo de muchas otras universidades.

Miremos ahora en detalle esas 367 publicaciones en ciencias sociales. Los docentes e investigadores del Externado no tienen ninguna proyección internacional real. De esas 367 publicaciones, 63 son en la Revista de Economía Institucional, 23 en la Revista de Derecho Privado y 22 en la Revista Derecho del Estado, las cuales son las únicas revistas del Externado que tienen valor a nivel internacional.

Es decir, de 367 publicaciones un centenar son en revistas de nuestra misma casa.  Además, tan solo un libro cuenta dentro de las publicaciones vinculadas al Externado, una por el profesor Luis Eslava, que de hecho al mirar con profundidad es realmente docente de la Universidad de Kent, Inglaterra.

Sin ninguna vergüenza El Externado anuncia que “comparado con 2014, la publicación de artículos de nuestros investigadores en revistas de alto impacto ha crecido en 60%”. Efectivamente, en ciencias sociales ese año fueron 29 publicaciones y 44 en 2018. Pero los Andes tuvo 770 publicaciones en 2014 y 1.077 en 2018, La Sabana 126 en 2014 y 225 en 2018, y la Uninorte 175 en 2014 y 343 en 2018.

Si miramos esas cifras, en el Externado el crecimiento de publicaciones de calidad está por debajo que las de su competencia, lo cual en el mediano y largo plazo nos colocará en una posición muy desventajada.

Ahora bien, si es cierto que el Externado tiene cientos de profesores con doctorado, vale la pena preguntarnos a que están dedicados. Seguramente están muy ocupados en cualquier cosa menos en hacer investigación de calidad. Lo que vemos es una cantidad de revistas y de blogs que son de una calidad dudosa y que no tienen ningún valor académico real. Las personas encargadas de internacionalización e investigación parecen novatos improvisando en un mundo que no da espera.

Mientras las directivas tratan de vender la idea que somos de la élite académica, el mundo sigue girando y nosotros dormidos en nuestros laureles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *