El Externado en Colciencias

El Externado en Colciencias

Los resutados de la medición más reciente de grupos de investigación ameritan una reflexión crítica, lejana al triunfalismo hueco de su anuncio en la página Web de nuestra Universidad. No hay ningún “salto cuantitativo y cualitativo de la investigación en el Externado”, como allí se afirmó.

Por: Néstor Osuna.
Profesor ordinario de la Universidad Externado de Colombia.

A principios de septiembre, Colciencias publicó la versión preliminar de su medición de grupos colombianos de investigación, la cual tendrá vigencia durante los próximos años. A la convocatoria se habían presentado algo más de 8 mil grupos de investigación, de los cuales 5.276 superaron los requisitos iniciales para ser analizados por esa entidad. Esa cifra inicial impresiona: se podría pensar que estamos en un país volcado hacia las ciencias, con una academia vanguardista y pujante, pero todos sabemos que eso sería una exageración, pues la realidad es mucho más modesta. Tal vez es más acertado pensar que en el país hay un número interesante de grupos serios de investigación, y que también se cuelan entre ellos un buen puñado de burócratas y mercenarios pseudoacadémicos cuya existencia y financiación dependen de un guiño de Colciencias.

En fin, la medición actual (vale la pena resaltar que es la actual, porque Colciencias cambia de criterios con enorme frecuencia), distingue entre grupos de calidad “A-1”, “A”, “B”, “C” y “Reconocidos sin Clasificar”. Según esos barremos, en Colombia hay en este momento 740 grupos de investigación de calidad “A1”, seguidos por 962 de clase “A”, 1.490 que alcanzaron la clasificación “B”, 1.809 de tipo “C” y por último 275 que quedaron registrados sin clasificación. Los factores que determinan la calificación que recibe un grupo están relacionados, en general, con el número e impacto de sus “productos”, su antigüedad y el reconocimiento académico de sus integrantes. Se supone que la clasificación de cada grupo se alcanza en comparación con otros de la misma área de conocimiento. Es decir, no se comparan los grupos de geología con los de psicología, ni los de ciencias exactas con los de ciencias sociales, pero sí los de áreas afines, para así determinar cuáles parecen ser de mejor calidad.

El Externado se presentó a la convocatoria con 41 grupos, de los cuales cuatro obtuvieron la calificación de “A-1”, 13 quedaron en “A”, el mismo número en “B” y 11 en “C”. En términos porcentuales llanos, eso quiere decir que el 0,78% de los grupos inscritos en Colciencias está en nuestro Externado. Alguien podría decir que ese porcentaje es indicativo de una Universidad marginal en investigación, pero todos estamos dispuestos a sostener que eso no es así. Para las dimensiones del Externado, que sólo se dedica a las ciencias sociales, 41 grupos acreditados es una buena cifra. Además, cuatro de esos grupos fueron clasificados como “A-1”, lo cual es satisfactorio, aunque si se coteja ese número con el total de grupos de esa categoría de excelencia, apenas llega al 0,54%. Una cifra interesante, ¡pero no como para repicar campanas!

Néstor Osuna, profesor ordinario de la Universidad Externado de Colombia.

Vayan al respecto estas reflexiones:

  1. Los cuatro grupos del Externado que fueron clasificados como “A-1” merecen felicitación, reconocimiento y sobre todo apoyo institucional (léase económico) para que puedan seguir mejorando. Esos grupos son “Ópera”, de la Facultad de Finanzas, “Gestión Organizacional” de Administración de Empresas, “Comunicación Política” de la Facultad de Comunicación Social, y por supuesto, “Derecho Constitucional” de la Facultad de Derecho, del cual formo parte hace años. Enhorabuena para todas las personas que los integran y para quienes han tenido a su cargo la pesada carga de entendérselas con Colciencias.
  2. Los resultados son soprendentes si se tiene en cuenta que la Universidad no tiene una política institucional acertada de fomento a la investigación y que por tanto depende de esfuerzos casi siempre individuales y que han recibido nula o muy escasa financiación específica. Si se quieren mejores resultados en el futuro, hay que tomarse en serio la investigación.
  3. Por contrapartida, los resultados son modestos si se tiene en cuenta que el Externado tiene una editorial propia, volcada hacia la publicación de los aportes de sus docentes, y que lanza un importante número de libros y revistas cada año.
  4. Colciencias es una institución defectuosa, un tanto errática y muy burocratizada (más que intelectualizada). Pero es la entidad oficial del Estado colombiano para la medición de la ciencia y la tecnología, y el Externado se ha propuesto sobresalir en los índices que esta entidad elabora. Nuestra Universidad podría ser crítica con Colciencias, pero ha optado por seguir sus baremos de medición sin rechistar.
  5. La puntuación de Colciencias no depende tanto de la calidad de los productos de investigación de cada grupo, sino del acierto en la forma como se presentan esos productos en los hostiles formularios computarizados de la entidad. Dos libros semejantes pueden obtener una puntuación muy diferente, según la forma como sus datos hayan sido introducidos a la plataforma de Colciencias. En ese sentido, el Estado colombiano podría no estar propiciando la mejora de la calidad de la investigación en el país, sino más bien fomentando la creación en cada Universidad de oficinas especializadas en presentar los productos de investigación del modo que más puntos reporten.
  6. Flaco favor le hace al espíritu crítico de la Universidad la publicación triunfalista de los resultados: (https://www.uexternado.edu.co/la-universidad/colciencias-reconoce-grupos-e-investigadores-del-externado/). No estamos ante unos datos desalentadores, es verdad, pero sí ante grandes desafíos para tener un lugar más destacado en el panorama científico nacional e internacional. Hay mucho por hacer en diferentes órdenes. Por ejemplo, las autoridades de la Universidad bien podrían comenzar por trasmitir la información sin exageraciones y con algo de pudor autocrítico. Su forma de proceder en esta noticia es contraria a la esencia del pensamiento universitario. Seamos serios: no ha habido un salto cuantitativo en investigación en los últimos años en el Externado, tampoco hemos crecido tanto como para hablar de uno cualitativo.  Dove si grida, non é vera scienza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *