¿Adiós al Consejo Directivo del Externado?

¿Adiós al Consejo Directivo del Externado?

Seis nuevos docentes entrarán a reemplazar a quienes se marchan. Su renovación parece responder a un continuismo ascendente, es decir, más de lo mismo.

Por: Juan Simón Vásquez.
Representante de Estudiantes ante el Consejo Directivo de la Universidad Externado de Colombia.
Juan Simón Vásquez, Representante de Estudiantes ante el Consejo Directivo de la Universidad Externado de Colombia.

Este año parece enmarcarse por un acontecimiento sin precedentes en la Universidad: la renovación del Consejo Directivo. Vergonzoso decirlo, pero sí, es un acontecimiento. Tal vez, tres veces en la historia haya ocurrido este evento, en cuanto a docentes corresponde.

Ciertamente, la regularidad de las elecciones de estudiantes que inició en 2010 tuvo como fundamento la presencia de un profesor como representante de estudiantes. Hoy, el motivo responde a lo incomoda que se tornó la voz de algún alumno en el Consejo Directivo para un Rector acostumbrado a los aplausos de sus “empleados-jefes”, figura exótica creada por el Externado desde antaño.

La comunidad, sigilosa espera semejante momento. Pero, ¿Está preparado el “continuismo ascendente” para ver partir a su consejo de modernos áulicos?

En primera medida, hablemos de los que se van, para saber si rendirán cuentas a su estamento sobre el sinnúmero de resultados que han tenido como directivos, y si, es sarcasmo, porque lo único que podemos contar son las tazas de café que han departido en ese escenario. Basta con mirar a sus ojos para percibir las pocas o nulas intensiones de marcharse del Consejo Directivo aunado a las nulas intenciones del Rector de querer sustituir a sus “empleados-jefes”. No ocurre lo mismo con la urgencia de ver partir al suscrito directivo, por lo obvio, es incómodo para su estabilidad inactiva en mentado órgano, porque lo cierto es que la inactividad del Consejo Directivo es absurda, por ejemplo: cuarenta y cinco minutos duramos leyendo el acta de la reunión anterior a fin de aprobarla, todo porque la Secretaria del Consejo (Martha Hinestrosa) cree que las actas son de ella y nadie más puede verlas, pues ni siquiera le permite al Rector disponer de estas, como bien lo ha reconocido este. Las reuniones suceden sin mayor contenido.

Ahora hablemos de los que vienen. Todo cambio genera incertidumbre, lejos de esta que produce la sustitución de la Junta Directiva, máxime con un Rector que no sabe dónde está parado, genera cierta preocupación necesaria en quienes desde el exilio veremos nuestra alma mater. Empero la preocupación más importante no nos asiste a los simples espectadores, sino a quienes ostentan el poder en la Universidad, así es, la familia Hinestrosa. Seis nuevos docentes entrarán a reemplazar a quienes se marchan.

En efecto, las elecciones de profesores no han tenido lugar por la potísima razón que no han logrado cuadrar los resultados; el Rector (mandatario de Martha) se encuentra diseñando una lista de áulicos con el objetivo de imponerla. A manera de información, el Consejo Directivo ni siquiera se ha puesto de acuerdo en quiénes pueden votar. Bajo esa lógica, el Rector y sus secuaces en el Consejo Directivo ha implementado un plan tortuga a la aprobación del reglamento del Consejo de Profesores, no sin antes “meterle los dedos a la boca” a estos. Quienes habitan una realidad paralela, pensando que el Rector está de su lado y que en diciembre aprobaría su reglamento, el cual volvió a ser aplazado en febrero, por cierto.

A esta primavera, ni elecciones de profesores, ni reglamento de Consejo Profesoral, ni reformas de estatutos, ni investigación científica. Hace siete años no pasa algo, por lo menos algo bueno, en el Externado.

Adenda. Ya se preguntaron: ¿Por qué no subieron salarios este año como de costumbre? Dirían las abuelas: “El palo no está pa’ cucharas”, porque la plática se está perdiendo, ojalá en la Universidad.

Adenda 2. ¿Qué pasó con los cien mil millones de pesos en reservas que evaporó el “continuismo ascendente”? El Rector solo responde: “Ahí están”, como si lo perdido fueran las llaves. Ahí. ¿Dónde?

Un comentario en “¿Adiós al Consejo Directivo del Externado?

  • Avatar
    el 10 marzo, 2019 a las 9:52 pm
    Permalink

    Pregunta, este engreído endiosado de estudiante que mira por debajo del hombro al otro, será que tiene autoridad para hablar, cuando sólo se la pasa en las cafeterías hablando cosas sin importancia. O lo segundo su mal humor se debe a que como buen uribista quiere puestos sin merecerlo?. Habría tenido el suficiente valor para decir y escribir si estuviese el Dr Fernando Hinestrosa?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *